Crítica al portátil Pavilion dv7 6b10es de HP

Crítica al portátil Pavilion dv7 6b10es de HP

7 de junio 2016

Normalmente no suelo tratar temas de hardware o servicio técnico en el blog, pero esta vez me vais a permitir que lo haga para contar un problema que me quitó el sueño durante meses. Así que voy a contar todo mi periplo desde el principio a modo de crítica y espero que le sea de utilidad a los que estén buscando información sobre el tema.

Hace tres años tuve que renovar el equipo, ya que el antiguo daba grandes síntomas de una muerte inminente. Así que tras contrastar opciones, me decanté por un portátil, en concreto un HP Pavilion dv7 6b10es de 17 pulgadas que tenía unas prestaciones excelentes y mucha gente me había recomendado la marca. No era precisamente el modelo más barato, pero como lo utilizo para trabajar, pensé que era mejor invertir en un ordenador que me diera buenas garantías de funcionamiento a largo plazo. Con estas premisas, me fui a comprar el ordenador a un conocido comercio de electrónica, del que no diré su nombre porque yo no soy tonto.

Durante las primeras semanas estaba más que contento, un rendimiento fantástico, sobre todo comparado con el antiguo pc. Sin embargo, el primer sofocón me lo llevo cuando voy a utilizar la webcam, que viene integrada, y me dice que el dispositivo no está conectado. Doy mil vueltas al asunto siguiendo los pasos de la asistencia técnica, reinstalando drivers, programas e incluso volviendo el portátil a su estado de fábrica, sin ningún éxito. El siguiente paso era llevarlo al servicio técnico.

Como en el momento en el que me falla la webcam estoy en medio de un proyecto grande y sólo habían pasado unas semanas desde la compra, decido esperar a terminarlo para usar la garantía. A fin de cuenta la cámara es secundaria. Pero unas semanas después llega el segundo golpe, a punto de finalizar el proyecto, los puertos USB del lado derecho fallan, con lo que mi enfado aumenta considerablemente.

El mismo día que termino el trabajo, hago una copia de seguridad de todo y llevo el portátil HP al servicio técnico (a través del mismo establecimiento donde lo compré), ya que casi con toda probabilidad iban a formatear el disco duro. Y así es, me dicen que lo van a formatear y que me va a tardar un mes el arreglo. Imaginad lo que supone para los que necesitamos un ordenador para trabajar, que nos digan que durante un mes nos la tenemos que apañar por nuestra cuenta. En mi opinión, si compras un equipo de alta gama y te van a tardar tanto, deberían darte uno de sustitución, a ver cómo le explicas a un cliente que va a tener que esperar un mes porque no tienes ordenador y lo que es peor, explicarles a tus proveedores que no les vas a pagar ese mes.

Afortunadamente, aún no me había desecho del antiguo pc y me dio el avío mientras tanto hasta que voy a recoger el portátil. Una vez que me lo entregan, compruebo que todo funciona correctamente y veo a mi webcam funcionar por primera vez. Me comentan que lo que han hecho es sustituir los puertos USB 2.0 y conectar el cable de la webcam. Los puertos vale, si estaban defectuosos es normal que los cambien, pero, ¿es que el cable de la webcam estaba desconectado? Al tratarse de un portátil me llamó la atención al estar integrada, pero no le di más importancia porque ya funcionaba todo bien.

Total, vuelco todos los datos, reinstalo programas, etc y vuelvo al trabajo. A los días, me doy cuenta de algunas cosas extrañas en el embellecedor de la pantalla y descubro que me lo han roto al forzarlo, seguramente, pero como no se nota demasiado y ya había esperado un mes prefiero aguantarme y volver a mi actividad normal.

Por desgracia dicen que no hay dos sin tres y este caso no se libra, al mes me vuelve a fallar la webcam exactamente igual que al principio, no hay dispositivo conectado. Mi enfado choca directamente con la realidad, que es que no puedo prescindir otro mes del equipo. Así que no me quedaba otra alternativa que esperar a tener un poco menos de volumen de trabajo para volver a llevarlo al servicio técnico. Pero claro, esto en realidad no se puede controlar, el trabajo que le llega a uno, llega cuando quiere y no cuando quieres tú, entonces empieza a pasar el tiempo y cada vez menos hueco para llevarlo.

Entonces, viendo cómo pasa el tiempo, se me ocurre que quizá no sea el único al que le falla la webcam en este Pavilion y alguien haya subido algo de información. Como inicialmente me había ceñido a seguir los pasos del soporte técnico, esta vez decidí buscar en Google y luego en youtube por si sonaba la flauta. Es precisamente en éste donde encuentro que alguien ha grabado un vídeo en el que arregla el problema en escasos un par de minutos. Podéis imaginaros mi sorpresa al descubrir que lo que ocurre es que el conector interno de la webcam se afloja un poco con los movimientos y ésta se desconecta, dando el puñetero aviso de que no hay dispositivo conectado. En este momento sopeso el llevarlo al servicio técnico y decido que no me merece la pena, así que continuo trabajando con el.

Pero mi relato no termina aquí, si hasta ahora los problemas afectaban a componentes del portátil, a partir de aquí la historia se vuelve aún más trágica. Y es que, tras unas semanas trabajando, un día enciendo el ordenador y empiezan a salir líneas horizontales en la pantalla. Al verlo la primera vez me llevo las manos a la cabeza, pero tras unos minutos las líneas desaparecen y todo prosigue con normalidad. Sin embargo, según pasan días cada vez se repite más esto, hasta que llega un momento en el que la pantalla no se puede ver. Lógicamente, vuelvo a ir al soporte técnico para contarles lo que me pasa y se quedan el portátil, ¡pero me vuelven a decir que va a tardar un mes!. Harto ya de la situación, me quejo enérgicamente y les digo que me tienen que dar una solución rápida porque no puedo seguir perdiendo dinero por si culpa, así que me marcan el arreglo como urgente.

A los poco días se ponen en contacto conmigo para decirme que ya se encuentra listo y voy a recogerlo. Sorpresa la mía cuando leo el informe de la reparación: me han reemplazado la placa base y la pantalla, vamos, que excepto la carcasa me han cambiado el equipo. Después de encenderlo veo que todo va correctamente y tras revisarlo compruebo que efectivamente han cambiado la pantalla completa ya que han sustituido incluso el embellecedor que había roto la última vez. Desde entonces hasta día de hoy no he tenido ningún problema más y por fin funciona correctamente.

Pero eso no quita mi disgusto con HP, su servicio técnico y por haber sacado al mercado un portátil tan caro y que sea defectuoso, no puedo creerme que desconozcan este problema. Ignoro a qué escala habrán vendido estas unidades defectuosas, pero si alguien tiene interés de hacerse con un HP Pavilion dv7 6b10es, yo le disuadiría por si acaso. Es cierto que al margen de este problema, el equipo funciona muy bien, pero teniendo en cuenta que no te descuentan dinero por mal funcionamiento, no me parece que merezca la pena.

Evidentemente, alguien dirá que si falla, para eso está el servicio técnico, pero con esos plazos largos y con la agenda de alguien que trabaje diariamente con ordenadores, no es tan sencillo llevarlo. Yo no me compré el portátil pensando en que iba a tener que estar yendo a que me lo arreglaran continuamente.

Por supuesto, si tú también has pasado por algo similar con tu Pavilion dv7 6b10es de HP, no dudes en dejar un comentario.

Publicado por Jesús Tovar

Categorías: Rebujina

Etiquetas: ,

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio web utiliza cookies, si continúas navegando estás dando tu consentimiento. Consulta nuestra política de cookies y de privacidad.

ACEPTAR
Aviso de cookies